AMLO

Versión estenográfica. Jóvenes Construyendo el Futuro. Un Año Impulsando a la Juventud.

Amigas, amigos de Cemex, jóvenes del programa Jóvenes Construyendo el Futuro:

Me da mucho gusto estar aquí con ustedes. Este es un extraordinario programa, se inició para atender a los jóvenes, que no se les marginara, que no se les discriminara.

Nosotros entendimos que había que darle la mano, apoyar a los jóvenes. Lo estamos haciendo con los adultos mayores, los ancianos respetables. Es un orgullo poder decir que todos los adultos mayores de nuestro país tienen una pensión, que les reconoce por su participación en el desarrollo de México. Independientemente si son ricos o pobres, cuando llegan a los 68 años reciben este apoyo; en el caso de comunidades indígenas a partir de los 65 años.

¿Por qué en comunidades indígenas a partir de los 65 años?

Porque los indígenas desgraciadamente son los más pobres, sufren y cuando llegan a 65 años ya están bastante cansados y por eso ellos merecen un trato preferente, especial. La justicia es darle más al que tiene menos. No puede haber trato igual entre desiguales.

¿Cuántos adultos mayores hay en nuestro país?

Un poco más de ocho millones y todos tienen este derecho. Ahora acabo de enviar una iniciativa de reforma a la Constitución para que se eleve a rango constitucional el derecho a la pensión, lo mismo el derecho a la pensión a niñas, niños con discapacidad, y se va a elevar a rango constitucional el derecho a recibir una beca para estudiar cuando se trate de estudiantes de familias de escasos recursos económicos.

Pero, así como se da este tratamiento a los adultos mayores, lo cual implica una inversión, que no gasto, esta pensión a ocho millones de adultos mayores, representa una inversión de 125 mil millones de pesos en este programa.

Pero también decidimos hacerlo en el caso de los jóvenes; es decir, así como se le está dando atención especial al adulto mayor, vamos a darle atención especial a los jóvenes porque se les ha desatendido.

¿Qué se hacía antes?

Pues sólo, lo vengo repitiendo, llamarles ninis, acuñaron esa frase despectiva, nini, ni estudia ni trabaja, y nunca se hacía nada por los jóvenes, nada más las anécdotas de decir que ahí están los jóvenes en las gasolinerías de ‘halconcitos’, en eso trabajan para avisarle a los de la banda quién entraba al pueblo, quién salía, pero no había un programa para los jóvenes.

Por eso se creó este programa, Jóvenes Construyendo el Futuro, porque el propósito es que se garantice a todos los jóvenes de México el derecho al estudio y el derecho al trabajo.

En el caso del estudio procurar que el que no tiene recursos económicos pueda estudiar, en la concepción de que la educación no es un privilegio, es un derecho y el Estado, el gobierno está obligado a procurar que todos los jóvenes tengan acceso al estudio.

Por eso tenemos un programa de 11 millones de becas para estudiantes, preescolar, primaria, secundaria, preparatoria, todos los que estudian preparatoria nivel medio superior en escuelas públicas tienen su beca; también, así como el programa de adulto mayor es universal, es a todos.

Y en el nivel superior, los que estudian una carrera de familias de escasos recursos económicos, dos mil 400 pesos mensuales; 300 mil están recibiendo esta beca.

Y este programa ha contratado a jóvenes como ustedes de todo el país. Ya están trabajando como aprendices cerca de un millón de jóvenes, 900 mil, y vamos a seguir incrementando el número, contratando a más jóvenes, porque lo que queremos es atraer a los jóvenes.

Si nosotros no volteamos a ver los jóvenes, llegan otros y los enganchan y se los pueden llevar para que actúen en la delincuencia, que tomen el camino de las conductas antisociales. Por eso es mucho mejor, mil veces mejor, tener a los jóvenes estudiando, tener los trabajando.

Hace un momento comentaba yo que el primer hogar es la familia, la casa, nuestras familias. Ese es el primer hogar.

El segundo hogar es importantísimo para hacernos gente de bien, mujeres, hombres, buenos ciudadanos: la escuela. Puede ser que no ande bien la relación, la comunicación en la familia, pero al tener acceso a la escuela, ahí hay una buena comunicación, ahí hay orientación, ahí hay solidaridad, fraternidad de otros estudiantes, de maestros. Por eso es muy importante tener a los jóvenes estudiando.

Y yo diría que el tercer hogar es el centro del trabajo, esta planta. Por eso este programa es fundamental, el que se vayan ustedes formando, capacitando, que se les dé este apoyo.

Ahora va a aumentar el apoyo. Decía yo también hace un momento que poquito, va a aumentar poquito porque es bendito, pero va a aumentar, ahora va a ser salario mínimo, porque cuando comenzó estaba arriba del salario mínimo.

También me llena de orgullo poder decir que en apenas 13 meses que llevamos ha habido dos aumentos al salario mínimo: uno de 16 por ciento, el año pasado, y este año 20 por ciento. Llevaba 40 años que no aumentaba el salario mínimo como en estos 13 meses.

Pero ya se nos quedó abajo el apoyo para los aprendices, por eso va a aumentar y va a ser el equivalente al salario mínimo, ya no tres mil 600 pesos mensuales, un poco más, van a recibir los jóvenes para formarse.

Y estamos comprometidos a entregarles sus reconocimientos, sus certificados. Los certificados de ustedes van a estar firmados por el presidente de la República. Ningún profesionista tiene un certificado firmado por el presidente, lo puede firmar el rector, lo puede firmar incluso el gobernador, pero no el presidente.

Ustedes van a tener su certificado firmado por el presidente y les va a acreditar como trabajadores calificados, pero también va a ser al mismo tiempo una carta de recomendación del presidente para que las empresas les den ocupación, les den trabajo.

Ahora van a mejorar mucho las cosas en el país porque ya se firmó el Tratado de Libre Comercio y está llegando mucha inversión extranjera, y hay mucha inversión nacional también en ampliaciones de empresas como es el caso de Cemex.

Están por terminar esta planta en Tepeaca en Puebla que es una planta emblemática, muy importante a nivel nacional y a nivel mundial. Bueno, todas las empresas están ampliándose y se están creando también nuevas empresas por este acuerdo que se logró, que es benéfico para Canadá, para Estados Unidos y para nuestro país.

Entonces, siempre les vamos a estar recomendando. Desde luego, tienen ustedes que hacer lo que les corresponde, actuar con responsabilidad, no perder el tiempo, no es que: ‘El presidente dice me canso ganso y yo me hago pato’. Nada de eso, todos tenemos que aplicarnos, todos tenemos que ayudar a que salga adelante nuestro país, salir adelante nosotros, nuestras familias, nuestra comunidad, nuestro pueblo, el municipio, el estado, la región donde vivimos y también que salga adelante México, nuestro querido país.

Van a ustedes a tener esta atención especial. Y yo agradezco mucho a empresas como Cemex, que nos están apoyando, porque nosotros aportamos estos recursos, los tres mil 600, que ahora van a ser tres mil 748, ya ese es el aumento.

Pero, imagínense, la empresa lo que aporta, lo más importante: al tutor, al que está pendiente de ustedes, que el que les está capacitando, les está enseñando no sólo habilidades, no sólo aprender nuevas técnicas, sino les está orientando en lo que considero fundamental, todo aquello que lleva a una buena formación, el que tengamos valores. No sólo de pan vive el hombre, se requiere mantener valores, principios, valores culturales, morales, espirituales para que se vayan formando como buenos ciudadanos, y esto lo transmite el tutor.

Aunque no haya un plan para eso formal, el que llega a tener un cargo en una empresa como esta, pues es que viene ascendiendo poco a poco; y siempre es una mujer, siempre es un hombre recto, esmerado, íntegro, trabajador, y ese es el ejemplo que se da en las plantas y ese es el ejemplo que reciben ustedes como aprendices.

Por eso, muchas gracias a los directivos de Cemex. Y decirle a Rogelio que acepto la invitación, voy a estar en Tepeaca cuando terminen esa planta, hago el compromiso de acompañarles para la inauguración. Y vamos a seguir impulsando el desarrollo de las empresas de México.

Esta es una empresa muy importante que tiene que ver con la construcción. Si queremos crecer para hacerlo rápido, es cosa de impulsar la industria de la construcción, porque la industria de la construcción tiene un efecto multiplicador: se hacen las obras ya sean caminos, calles, se introduce el drenaje, agua potable, se hacen escuelas, se hacen hospitales, las obras que hacen falta, y al mismo tiempo se generan muchos empleos, la industria de la construcción es la que más empleo genera. Por eso esta empresa es fundamental.

Ahora lo estamos nosotros constatando con las obras de construcción de caminos en Oaxaca. Ahí me he encontrado a técnicos de Cemex, son caminos que se hacen de concreto, antes se hacían los caminos con emulsión asfáltica con empresas muy irresponsables, ya se pueden imaginar, que daban moche, recibían el contrato y ponían una capita de asfalto a los caminos, los pintaban nada más y con las lluvias se destruían los caminos, volvían a ser de terracería. Un barril sin fondo, un cuento de nunca acabar por la corrupción.

Entonces, decidimos que ya no iba a ser así, que le íbamos a entregar de manera directa el presupuesto a las autoridades de los municipios.

Allá en Oaxaca son municipios de usos y costumbres, y son ejemplares porque -eso no se sabe- esas autoridades no cobran, dan servicio, empiezan los jóvenes participando, trabajando en la comunidad como topiles, así se les llama, como vigilantes, policías, y van dando servicio.

Puede estar un oaxaqueño trabajando en Nueva York, que dicho sea de paso son de los mejores trabajadores de la construcción del mundo, pero le toca dar su servicio a su comunidad y tiene que venir, tiene que regresar.

Y algo que es fundamental es que son honestos y hay lo que se conoce como tequio, la ayuda mutua, todos apoyan. Es un sistema de gobierno ejemplar, que tiene que ver con la cultura, que viene de lejos; que no es lo mismo la cultura que la educación, no hay que confundirse, la cultura es mucho más que la educación. Por eso Oaxaca es de los pueblos con más cultura en el mundo.

Gracias a esa institución podemos nosotros, y así lo hicimos, entregarles el dinero a esas autoridades; y ellos con ese dinero están haciendo sus caminos de concreto, con revolvedoras y trabajan hombres y mujeres, y acabo de ir a inaugurar 25 de esos caminos. El costo por kilómetro, cuando mucho, cuatro millones, 20 centímetros de espesor.

Pero, además, obras de arte, porque las mujeres se dedican a escoger la piedra y decoran el camino. Una cosa bellísima lo que están haciendo.

Ya esas obras requieren cemento y así muchas otras obras que se están impulsando. Imagínense cuánto cemento se va a consumir en la construcción de la refinería de Dos Bocas, cuánto cemento se va a utilizar en la construcción de los mil 500 kilómetros de vías férreas para el Tren Maya, cuánto cemento se está utilizando y se va a seguir utilizando en la construcción del nuevo aeropuerto de Santa Lucía, cuánto cemento se va a consumir en el proyecto del Istmo de Tehuantepec, unir el Pacífico con la costa este de Estados Unidos, que implica aumentar, incrementar la capacidad del puerto de Salina Cruz.

También ampliar el puerto de Coatzacoalcos, construir una vía de ferrocarriles de contenedores de carga para trasladar mercancías de Asia a Estados Unidos, una especie de Canal de Panamá, que va a significar una mejor comunicación, un mayor desarrollo para México.

Todo esto va a demandar de mucho cemento, de mucha materia prima que producen las plantas de Cemex y otras empresas. Ese es el propósito, que logremos llevar a cabo el crecimiento de México, el desarrollo de México con dimensión social, con bienestar.

Me da mucho gusto estar aquí con ustedes. Les deseo lo mejor a ustedes, siempre van a contar con nosotros, porque se les entrega el certificado, repito, ya ustedes quedan en la bolsa de trabajo de la Secretaría del Trabajo, que se va a actualizar.

Es espléndido el trabajo que está haciendo la secretaria del Trabajo -por cierto, joven- Luisa María Alcalde. ¿No les parece que es buena secretaria? Ya tenía muchos años que no había una secretaria del Trabajo como Luisa María Alcalde, que está aquí y que aprovecho para hacerle un reconocimiento.

Ella va a mejorar todo lo que es la bolsa de trabajo para establecer comunicación, los que ya se capacitaron y no tienen empleo en dónde pueden tener trabajo; pero yo estoy seguro que todos los que se formen aquí en Cemex van a salir ya con su trabajo, porque se van a portar bien y porque estos empresarios tienen sensibilidad social.

Anuncios

Categories: AMLO

Deja un comentario